Bloom Energy y Shell han unido fuerzas para explorar la tecnología de electrolizadores de oxido solido SOEC en la producción de hidrógeno limpio a gran escala. Esta colaboración tiene como objetivo el desarrollo de sistemas reproducibles a gran escala que puedan producir hidrógeno para su utilización en los activos de Shell, contribuyendo así a reducir la dependencia de los combustibles fósiles en la cadena de suministro de hidrógeno.

El acuerdo entre el fabricante estadounidense de pilas de combustible de óxido sólido, Bloom Energy, y el gigante energético británico, Shell. Es un paso significativo en la búsqueda de soluciones de descarbonización. Se basa en el uso de tecnología avanzada de electrolizadores de hidrógeno SOEC.

La tecnología de electrolizadores de hidrógeno SOEC de Bloom Energy es muy avanzada. Se presenta como una alternativa prometedora al actual suministro de hidrógeno gris. Como tratamos en el artículo de los colores del hidrógeno, el hidrógeno gris es generado a partir de combustibles fósiles con altas emisiones de dióxido de carbono. Esta tecnología permite la producción de hidrógeno limpio y sostenible. Un aspecto imprescindible para lograr la transición hacia una economía del hidrógeno más verde.

Una empresa líder en electrolizadores de hidrógeno SOEC

Bloom Energy ha demostrado su liderazgo en el campo de la electrólisis con la puesta en marcha de un electrolizador de óxido sólido de 4 MW, el más grande del mundo, que produjo 2,4 toneladas métricas de hidrógeno al día en las instalaciones de investigación de la NASA en California, EE.UU. Esta capacidad operativa sin precedentes posiciona a Bloom Energy como un actor clave en el mercado emergente de la producción de hidrógeno a gran escala.

Además de sus operaciones en Estados Unidos, Bloom Energy ha establecido asociaciones estratégicas para expandir su presencia internacional. Así, se aprecia en mercados como España y Portugal. Esta expansión refleja el creciente interés global en la tecnología de electrolizadores de hidrógeno y su potencial para abordar los desafíos de la descarbonización en diversas industrias y regiones.

Por otro lado, Shell está llevando a cabo una serie de proyectos en Europa y en todo el mundo para impulsar la producción de hidrógeno renovable. Destaca el proyecto Holland Hydrogen I en los Países Bajos. Allí, se espera la mayor planta de hidrógeno renovable de Europa. Esta planta entrará en funcionamiento en 2025. Este proyecto, junto con otros en Alemania y China, demuestra el compromiso de Shell con la transición hacia una economía basada en el hidrógeno y las energías renovables.

Una alianza para la descarbonización industrial

La colaboración entre Bloom Energy y Shell en tecnología de electrolizadores de hidrógeno representa un paso importante hacia la descarbonización y la transición hacia una economía más sostenible. Estas iniciativas, junto con los proyectos de hidrógeno renovable liderados por Shell en Europa y en todo el mundo, muestran el potencial del hidrógeno como una fuente de energía limpia y renovable para el futuro. Sin embargo, se necesitarán más inversiones y colaboraciones para escalar estas tecnologías y alcanzar los objetivos de descarbonización a nivel global.

Declaraciones

«Esta tecnología podría representar un momento potencialmente transformador de oportunidades para descarbonizar varios sectores industriales difíciles de reducir», explicó KR Sridhar, fundador, presidente y consejero delegado de Bloom Energy.

«Como líder mundial en tecnología de electrolizadores de óxido sólido, estamos preparados para ofrecer a clientes de todo el mundo nuestra tecnología energética patentada y de fabricación estadounidense, tanto para reducir la huella de carbono como para sostener el crecimiento económico», agregó el ejecutivo de Bloom.