El impulso hacia la adopción de vehículos de pila de combustible de hidrógeno en China requiere nuevas infraestructuras de hidrógeno. Un ejemplo de esto es el aumento significativo en la demanda de estaciones de servicio de hidrógeno (HRS). Esta creciente necesidad ya está incorporada en los planes y regulaciones gubernamentales. Destaca la importancia estratégica de este sector emergente.

De acuerdo con el informe de Interact Analysis, 30 provincias y ciudades municipales en toda China han desarrollado políticas y planes específicos para el desarrollo de hidrogeneras. Una infraestructura imprescindible para el uso del combustible de hidrógeno. Este enfoque abarca más de 1.200 instalaciones planificadas, superando la cantidad total existente en todo el mundo.

Interact Analysis también revela que cinco provincias y ciudades municipales tienen la ambición de construir 100 o más HRS para el año 2025. Guangdong, en particular, aspira a alcanzar las 200 unidades, mientras que Hebei, Shanghai, Beijing y Henan han establecido objetivos cercanos a las 100 instalaciones cada una.

Es relevante señalar que los gobiernos locales chinos han ajustado sus metas en relación con las infraestructuras de hidrógeno en los últimos dos años. Un hecho necesario para el despliegue de la movilidad con hidrógeno. El lanzamiento de grupos piloto en ciudades con planes de hidrógeno por parte del gobierno central se presenta como una estrategia para compartir experiencias. También, resulta útil para motivar a otras regiones a modificar y mejorar sus planes.

Aumento de la infraestructura de hidrógeno en China

La iniciativa de ciudades de prueba para vehículos de hidrógeno ha estimulado a los gobiernos locales. Así, promueven así el desarrollo de la incipiente industria del hidrógeno. En la construcción de la infraestructura para respaldar los vehículos de pila de combustible, la preparación de las estaciones de servicio de hidrógeno desempeña un papel crucial.

A medida que el programa piloto de ciudades para vehículos de pila de combustible hasta 2025 alcanza su fase final, las políticas resultantes podrían desencadenar una serie de actualizaciones y ajustes en los objetivos. También, influyen significativamente en el desarrollo de la energía del hidrógeno en los próximos cinco años.

El objetivo declarado por China es tener un millón de vehículos impulsados por hidrógeno en sus carreteras para 2030, respaldados por 1.000 estaciones de servicio, según una hoja de ruta publicada en 2016 por un comité asesor de la Sociedad de Ingenieros Automotrices de China. Aunque el sector aún enfrenta desafíos relacionados con los costos elevados, el alcance limitado y la falta de estaciones de servicio, las empresas que adoptan este tipo de vehículos dependen en gran medida de los subsidios gubernamentales generosos. Estos subsidios alcanzan los 240,000 yuanes (32.500 euros) por cada automóvil de hidrógeno y hasta 400,000 yuanes (52.600 euros) para camiones.