En este momento estás viendo Aprobado el último proyecto de hidrógeno verde en Galicia

Aprobado el último proyecto de hidrógeno verde en Galicia

El último proyecto de hidrógeno verde en Galicia tiene una potencia inicial de 30 megavatios (MW). Esta irá aumentando a medida que se vayan terminando las distintas fases del complejo, hasta alcanzar los 200 MW. Su objetivo inicial es fabricar 4.000 toneladas de este combustible al año en su primera etapa. El proyecto ambiciona alcanzar una capacidad final de 30.000 toneladas anuales. Así Galicia se une a la estrategia de hidrogeno verde para descarbonizar la industria local.

Reganosa, Naturgy y Repsol, son las empresas que han anunciado este viernes su compromiso de construir  una planta para la producción de hidrógeno verde en los terrenos de la antigua central térmica de Meirama (Cerceda). Esta central de energía será alimentada con energía 100 % renovable.

Las compañías tienen previsto explotar el potencial de este combustible verde que abastecerá a la industria y, entre otras fábricas, a la refinería de Repsol en A Coruña: «Es un pilar clave en la transformación industrial de la refinería coruñesa para fabricar productos de baja, nula e incluso negativa huella de carbono, como combustibles renovables y distintos componentes para el sector sanitario, textil o de envasado de alimentos, entre otros».

Además, el proyecto contempla inyectar hidrógeno en red de gas natural y poder utilizarlo también en el terreno de la movilidad.

La puesta en marcha del proyecto de hidrógeno verde en Galicia

Se estima poner en marcha la fase inicial del proyecto en el 2025. Este plazo supone una solución para todas esos consumidores industriales que necesitan descarbonizar sus procesos y fábricas, pero tienen difícil su electrificación.

«Hace 15 años dotamos a Galicia de una infraestructura clave para la llegada del gas, y la competitividad de nuestra industria mejoró sustancialmente. Ahora, bajo el liderazgo de la Xunta de Galicia y rodeados de los mejores socios, estamos participando en la configuración de un nuevo ecosistema energético. La Galicia que viene, que ya está en ciernes, será verde, digital e inclusiva, y es un orgullo para nosotros poder favorecer esa transformación que todos ansiamos», celebró el director general de Reganosa, Emilio Bruquetas.

El proyecto, que está alineado con la Hoja de Ruta del Hidrógeno, opta a los fondos europeos procedentes del Next Generation EU.

La importancia del proyecto de hidrógeno verde en Galicia

La planta «puede posicionar a Galicia como un referente a nivel mundial en la producción, distribución y consumo de hidrógeno renovable, favoreciendo así el crecimiento económico de la región», señalaron las compañías en una declaración conjunta, en la que no detallaron el volumen de inversiones o los puestos de trabajo que potencialmente se podrían generar en la comarca, incluida en el mapa de zonas de Transición Justa, afectadas por el desmantelamiento de industrias vinculadas al carbón. Sí han aclarado que se promoverá la creación de empleo «estable» y la formación de profesionales «de alta cualificación».

«Este proyecto permitirá acelerar la introducción del hidrógeno en sectores como el energético, el industrial o el del transporte, además de redundar en un gran impacto sobre la economía local, en un emplazamiento de transición justa como el de Meirama», señaló la directora de Nuevos Negocios de Naturgy, Silvia Sanjoaquín.

Para Repsol, el proyecto supone «un hito en la transformación de la refinería de A Coruña en un polo multienergético que proporcione productos descarbonizados en la sociedad», manifestó el director del departamento de Hidrógeno de la compañía, Tomás Malango.

Las ayudas aprobadas

En estos momentos hay aprobadas una subvención de 32 millones de euros para apoyar el despliegue de tres nuevas plantas de producción de hidrógeno verde en Galicia. Se han adjudicado 24 millones para el proyecto de Reganosa y EDP en As Pontes. Otros 5,2 millones para la planta de metanol renovable de Iberdrola y Fores en Caldas y otros 2,5 millones para el proyecto Julio Verde, del Puerto de Vigo.

Fuente: Europa Press