La ciudad de Delta en el Estado de Utah (Estados Unidos) es el lugar elegido para construir una instalación de almacenamiento de hidrógeno en cavernas. Delta se prepara para albergar un proyecto pionero en el ámbito del almacenamiento de hidrógeno, utilizando cavernas salinas. La profundidad de la caverna de hidrógeno superará la altura del Empire State Building. Este proyecto está focalizado en el almacenamiento de hidrógeno en estado gaseoso mediante la disolución de sal con agua.Se trata de una solución que ofrece una perspectiva única al emplear formaciones geológicas para almacenar y aprovechar energía renovable.

Chevron ha adquirido una participación mayoritaria en uno de los dos proyectos destacados. La generación de hidrógeno almacenado, primordialmente a partir del excedente de electricidad producida por parques solares y eólicos en periodos de baja demanda. Posteriormente, será convertida en electricidad durante fases de alta demanda. El enfoque del gigante energético estadounidense refleja la transición hacia la producción de hidrógeno verde. Así, se distancia de los métodos convencionales basados en combustibles fósiles y reducirá las emisiones de dióxido de carbono.

Cerca de las cavernas, se está construyendo una nueva central eléctrica para reemplazar la actual central de carbón. Inicialmente, se planea utilizar una mezcla de hidrógeno y gas natural para la producción de electricidad, con la meta última de lograr generación de electricidad libre de emisiones utilizando exclusivamente hidrógeno para el año 2045. La construcción de esta planta, valuada en 2.000 millones de dólares. Está programada para funcionar en 2025. El primero de los 40 electrolizadores ya ha sido entregado. Estos son los equipos responsables de dividir moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno mediante energía renovable.

curso hidrogeno verde online

El almacenamiento de hidrógeno en cavernas

Aunque el almacenamiento de hidrógeno en cavernas salinas es un ámbito relativamente poco explorado, proyectos como este generan un interés creciente. En Europa, el proyecto de corredor europeo de hidrógeno propuesto por España contempla la construcción de un gran almacén subterráneo en Euskadi, destacado como una infraestructura facilitadora para mantener el flujo del hidroducto y acoplar la producción de hidrógeno proveniente de fuentes renovables. Esto contribuirá al consumo estable de industrias que buscan utilizar hidrógeno para su descarbonización.

Un ejemplo lo aportan los investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas y Energía de la Universidad Politécnica de Madrid. Estos científicos han realizado un estudio sobre el almacenamiento geológico de hidrógeno verde en el diapiro de Poza de la Sal (Burgos). Este enfoque implica la producción de hidrógeno mediante electrólizadores de hidrógeno. Este aprovecharía el excedente de energía del cercano parque eólico Páramo de Poza.

Los investigadores enfatizan que las cavernas de sal son almacenes subterráneos idóneos para el hidrógeno puro. La conclusión es debida a su buen sello y muy baja permeabilidad. También, porque asegura unas pérdidas mínimas de hidrógeno y un riesgo insignificante de contaminación por impurezas ambientales. Este enfoque emergente destaca la viabilidad y el potencial de las cavernas salinas para contribuir al avance de soluciones de almacenamiento de energía sostenible.