Benninghoven ha desarrollado un sistema revolucionario para producir grandes cantidades de asfalto con hidrógeno, y por tanto, con mínimas emisiones. El hidrógeno verde se emplea para alimentar los quemadores, que son utilizados en la construcción de carreteras. Estos quemadores están acompañados de un sistema de control y secado integrado.

El quemador de hidrógeno de Benninghoven está equipado con un sistema de control inteligente. Este optimiza el proceso de producción de asfalto. El uso de una turbina de hidrógeno permite maximizar la eficiencia en la sección de control de la presión, sistemas de alimentación, secado y control del quemador.

Los usuarios tienen la flexibilidad de cambiar entre combustibles o combinaciones de estos sin detener la operación. Un avance que minimiza los tiempos de inactividad y las fluctuaciones de temperatura. Además, el sistema permite la operación simultánea de hasta cuatro quemadores independientes, lo que aumenta la rentabilidad y la adaptabilidad a diferentes fuentes de energía disponibles. Otra ventaja adicional es la reducción del ruido, siendo 5 decibelios más silencioso que los quemadores convencionales, lo que lo hace ideal para entornos urbanos.

La compañía de suministro de plantas mezcladoras de asfalto y servicios para la industria de la construcción explica sus virtudes. Destaca que sus tecnologías de quemadores son adaptables a nuevas instalaciones, plantas existentes de mezcla de asfalto e incluso pueden integrarse en plantas de otros fabricantes, ofreciendo una solución versátil y actualizable para cualquier operador de planta.

Componentes del asfalto

Los componentes pueden variar dependiendo del tipo de asfalto y su uso específico. El asfalto es una mezcla compleja que consta de varios componentes:

Betún: Es el aglutinante principal del asfalto. Se obtiene del petróleo crudo. Proporciona la cohesión y la impermeabilidad necesarias para su funcionalidad.

Áridos: Comprenden la mayor proporción del asfalto.

Asfaltenos: Son materiales sólidos con apariencia de un polvo muy similar al grafito, pero de grano grueso.

Compuestos polares: Se aplican los primeros acidifinas (A1) y segundos acidifinas (A2).

Saturados: Se denominan “maltenos” y tienen la consistencia y apariencia de líquidos pesados.