En el marco del proyecto «Team Europe Initiative para el Desarrollo del Hidrógeno Renovable en Chile (RH2)», cofinanciado por la Unión Europea y el Ministerio Federal de Economía y Protección del Clima de Alemania (BMWK), e implementado por la agencia alemana GIZ, se ha suscrito un acuerdo de subvención con la Universidad de Chile (UCH) para llevar a cabo la elaboración de un mapa de cobertura de humedales y turberas en la Región de Magallanes y Antártica Chilena mediante el uso del sistema satelital Copernicus.

La Región de Magallanes y Antártica Chilena es reconocida por sus vientos persistentes, lo que genera un considerable interés en el desarrollo de proyectos de energías renovables para la producción de hidrógeno verde y sus derivados. Por lo tanto, contar con información actualizada y detallada resulta fundamental para facilitar un análisis preciso por parte de las instituciones involucradas en estos proyectos.

El mapa ambiental de hidrógeno verde

Las turberas, que constituyen un tipo de humedal ácido caracterizado por la acumulación superficial de material orgánico en descomposición conocido como turba, desempeñan un papel crucial en la ecología terrestre. Estos ecosistemas son esenciales para la biodiversidad, actúan como reguladores climáticos, permiten el almacenamiento y filtrado del agua dulce, y tienen la capacidad de capturar y almacenar carbono atmosférico en la tierra.

La colaboración entre el proyecto RH2 y la Universidad de Chile es significativa, ya que aprovecha la información proporcionada por el programa Copernicus para monitorear diversas variables ambientales, como la disponibilidad de agua superficial, la cobertura vegetal, las áreas de anidación, la biodiversidad, entre otras.

Copernicus es un programa de observación de la Tierra desarrollado por la Unión Europea que utiliza una red de satélites para proporcionar datos e imágenes de alta calidad sobre nuestro planeta y su entorno. Este sistema de observación satelital, complementado con datos in situ, ofrece valiosa información para la monitorización y evaluación de cambios ambientales a escala regional y global.

curso hidrogeno verde

Declaraciones

Rodrigo Vásquez, coordinador nacional del Proyecto RH2 de GIZ, explicó que “se requiere tener herramientas tecnológicas para la evaluación de grandes extensiones de terreno, en el marco del desarrollo del hidrógeno verde. Esto ayudará a la gestión territorial sustentable y pondrá a disposición de los titulares de los proyectos información valiosa, para así evitar potenciales impactos en estos ecosistemas”.

Ewout Sandker, jefe de cooperación de la Delegación de la Unión Europea en Chile, explicó: ”Todos esos son aspectos claves para asegurar que el desarrollo de esta industria se haga minimizando lo más posible los impactos negativos que puedan generar los proyectos que se construirán en las comunidades y ecosistemas aledaños”.

Por su parte, Florencio Utreras, profesor titular del Centro de Modelamiento Matemático (CMM) de la UCH, dijo que “utilizando las imágenes satelitales provistas por la constelación Sentinel del Programa Copernicus, junto con datos capturados en terreno mediante una campaña de medición de diferentes coberturas de suelo e indicadores de estado, tales como grado de cobertura de especies herbáceas, especies dominantes de bosque nativo, contenido de agua, entre otros, desarrollaremos un mapa de coberturas de suelo y un catálogo de humedales y turberas de la zona de interés para los proyectos en la región de Magallanes”.